España v. Bush

Hace ya unas semanas, en España se iniciaron investigaciones tendientes a comprobar si es que seis ex asesores de la era Bush podían ser demandados en ese país por delitos de lesa humanidad al haber sido autores de un régimen legal que permitía la tortura de personas en violación de las Convenciones de Ginebra, la Convención contra la Tortura y la Ley Penal española (puede verse la solicitud aqui). La investigación española se refiere a los memorandums producidos por la oficina de Alberto Gonzales, ex Fiscal General durante la era Bush. Estos memorandums, que hoy son conocidos como los torture memos, fueron documentos redactados a solicitud de la administración Bush para poder generar un régimen legal para el trato de los detenidos en la “Guerra contra el terrorismo”, que en última instancia fue lo que condujo al infame concepto de “unlawful enemy combatants” y la pretendida no aplicación de las Convenciones de Ginebra y el derecho de habeas corpus a los detenidos en Guantánamo. Dentro de sus sugerencias, por ejemplo, se establecía que de negarse el entrevistado a cooperar, en entrevistador podía, previa autorización, hacer lo siguiente:

1. Utilización de escenarios diseñados para convencer al prisionero de que la muerte o consecuencias muy dolorosas son inminentes para él y/o su familia,
2. Exposición a frío intenso o agua (en este caso con la apropiada supervisión médica)
3. Utilización de asfixia por toallas mojadas o goteo de agua para inducirle a la errónea percepción de ahogamiento
4. Violencia física como agarrones, collejas, ataques con los dedos y pequeños golpes sin que se llegue a causar lesiones

Así pues, de acuerdo con la solicitud, estos memorándums forman parte de un “plan o política” de tortura de personas, castigable por la justicia española. Para esto, basa la jurisdicción española en el concepto de jurisdicción universal (es decir que los 6 acusados son hostis humani generis “enemigos de toda la humanidad”) y más aún en el hecho de que 5 de los torturados son nacionales españoles.

Asimismo, se les acusa de ser autores mediatos de las torturas de Gtmo, puesto que:

“Sin la labor jurídica de los querellados, habría sido imposible haber llegado a materializar una política de ‘guerra contra el terrorismo’ sin precedentes y sin obstáculos legales en la aplicación sistemática de la tortura que se llevó a cabo en la base de GTMO”.

Sin emgargo, recientemente el Fiscal General español, Cándido Conde-Pumpido, ha declarado que “Si se actúa por un delito en principio de maltrato a los prisioneros de guerra que se podría haber cometido en Guantánamo, esa denuncia debería ir contra los autores materiales y no contra los asesores o las decisiones ejecutivas de la Administración norteamericana”, decidiendo responder negativamente a la consulta que le fuera efectuada por el Juez Garzón, quien se encuentra a cargo de las investigaciones. Según Conde-Pumpido, aceptar la demanda implicaría convertir a la Audiencia Nacional Española en un “juguete” a merced de intenciones políticas de terceras partes y que la demanda “se debe presentar primero en Estados Unidos y si se demostrase que allí se intentó presentar esa acción y no prosperó es cuando podría empezarse a pensar la posibilidad de ejercitar una acción supletoria” ante la justicia española.

Obama, sin embargo, ya ha advertido que en lo que respecta a Guantánamo, Estados Unidos va a “mirar hacia el futuro” y no iniciará investigación alguna con relación a las torturas allí cometidas.

Resta ver qué decidirá en última instancia Garzón, pero según se cree difícilmente irá en contra de una objeción tan clara como la de Conde-Pumpido.

Así pues, si bien todo parece haberse calmado, las casi-consecuencias de este caso hacen surgir diversas preguntas sobre varios temas:

1. ¿Qué va a suceder con los claros abusos a los derechos humanos perpetrados en Guantánamo y cómo afectará esto a la intención estadounidenses de relanzar su poliítica internacional para reencontrarse con el mundo? (Tal vez sería una excelente pregunta a hacerle al casi-seguro Asesor Legal del Departamento de Estado Harold H. Koh, ver por ejemplo aquí ).

2. ¿Es realmente posible encontrar culpables de tortura (por autoría mediata, valga la pena añadir, ya que el término está de moda) a seis personas que simplemente emitieron una opinión -si bien oficial- con respecto a una interpretación determinada de un tratado específico?

3. ¿Es la aplicación del concepto de jurisdicción universal por parte de Estados soberanos -y no por parte de una Corte Internacional- un mecanismo adecuado para la protección de los derechos humanos o, como dice Conde-Pumpido, puede en ciertos casos prestarse a satisfacer intereses políticos de ciertos sectores? (para más sobre este tema ver aquí para una opinión contraria y aquí para una favorable)

4. ¿Puede realmente utilizarse la jurisdicción universal como mecanismo para que los estados más poderosos se presionen el uno al otro hacia cumplir con determinadas normas internacionales? Es decir, ¿es suficiente esto para hacer cambiar las actitudes estatales de -digamos- Estados Unidos en pro de investigar los hechos en Guantanamo? Sobre este tema me parece interesante lo que dice Kevin Jon Heller al final de este post: “Spanish prosecutors are being remarkably clever by letting it be publicly known that they will step aside if the US investigates the Bush Six — Horton’s clever name for the defendants — on its own. In essence, they are forcing the US to live up to its obligations under the Torture Convention if it wants to make the case go away”. ¿Qué pesa más, una demanda contra Estados Unidos en cortes españolas por violaciones de Derechos Humanos o una notificación estadounidense al gobierno de Madrid informando que continuar con la demanda afectaría seriamente las relaciones bilaterales? Es sin duda una pregunta muy interesante.

UPDATE: El Profesor Kevin J. Heller tiene un interesante post en Opinio Juris argumentando, entre otras cosas, que si Cuba ratificase el Estatuto de Roma podría dar pie a investigaciones de la Corte Penal Internacional de las acciones de la CIA en Guantánamo (que está alquilado por EE.UU. en territorio soberano cubano) y poder así juzgar en La Haya a los oficiales que puedan haber torturado prisioneros, a pesar de la renuencia de Obama, abriendo todo un nuevo capítulo a este problema…

UPDATE 2: Stephen Walt tiene un post sobre el tema que vale la pena revisar. Lo más saltante: “At a minimum, we ought to remember this incident the next time we get upset that some other country is declining to prosecute a former leader, turning a blind eye to some other ruler’s depredations (think Robert Mugabe), or cutting a deal with some warlord or terrorist leader.  Maybe they were making pragmatic calculations too, and we holier-than-thou Americans ought to be a bit less judgmental”

Alonso Gurmendi

About these ads

Una respuesta a España v. Bush

  1. EL JUEZ GARZÓN Y GUANTÁNAMO.

    Rafael del Barco Carreras

    Abril 2009. Para quien ha pasado TRES AÑOS en La Modelo de Barcelona, 1980-3, que un juez español investigue GUANTÁNAMO, ya no es que sea una ininteligible falacia, que merece profundos estudios psiquiátricos o sicológicos, a la par que sociales e históricos… por el olvido colectivo de una perversión propia de las peores cárceles del TERCER o ningún Mundo.

    Garzón podría citar a todos los vecinos de unos 50 años de edad de alrededor del tétrico edificio que muchas noches, en masa, salieron al balcón gritando “asesinos, asesinos…” por los alaridos de los encadenados en LOS SÓTANOS DE LA QUINTA GALERÍA, perfectamente audibles. O consultar varios sumarios con “muertos”, verdaderos “asesinatos”, y como aun vivirán familiares y denunciantes… interrogar. !Qué ni han prescrito y sin alcanzarles la injusta Ley de “borrón y cuenta nueva”!

    Él disfrutaría, porque en este sumario, no debería dictar un auto pidiendo la partida de defunción de FRANCO (habían pasado cinco años de su muerte), y aunque hayan muerto varios, el director CAMACHO (una verdadera bestia), viven de los que borrachos en sus guardias nocturnas se divertían torturando. Inmensas palizas…con muertos. En Barcelona eso lo saben todos los JUECES Y FISCALES de entonces, pero no buscan Guantánamos para montar numeritos… con olvidarse de lo sobreseído y archivado, basta. Preguntar al Presidente actual de la Audiencia, José Luis Barrera Cogollos, digno sucesor del de entonces Alfonso Hernández Pardo, con quien compartió Tribunal ESPECIAL (montado solo para ese caso “jueces contaminados”) en el Juicio por el Consorcio de la Zona Franca, donde se me condeno a esos tres años pasados en prisión.

    Las imágenes que tanto se han difundido de las especiales prisiones americanas son “infantiles” comparadas con lo que he vivido y visto… en una prisión rodeada de una CIUDAD que ya había votado PROGRESISMO SOCIALISTA, y que poco le importaba si allí había inocentes (que por las habituales torturas y sistema judicial los había muchos) o terroristas con decenas de muertos. 2.600 hacinados, y ríanse del “Expreso del medianoche”.

    En http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com reproduzco las páginas de “Barcelona, 30 años de corrupción” para refrescar la memoria con el propio relato del primer juez de Vigilancia Penitenciaria en Barcelona, el otrora gran amigo de Garzón, Gómez de Liaño, preguntándose que fue de aquellas denuncias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: