Luz y agua gratis para el pueblo: Los pueblos jovenes y la ilegalidad

Como en muchas cuidades de latinoamerica, la ilegalidad esta a la vuelta de la esquina, Lima no es la excepción. El fenomeno de los pueblos jovenes “Shanty towns” afecta a la gran mayoria de paises subdesarrollados, yo se los  presento desde mi prespectiva.

En Lima, no hay mes que pase que no escuchemos en las noticias o veamos en los titulares, que se crean pueblos jóvenes y se realizan invasiones infringiendo los derechos de propiedad, y quedando los invasores impunes. El fenómeno de las invasiones se propaga a lo largo de todo nuestro territorio y no hay peruano que no lo haya vivido en carne propia o escuchado de un familiar o conocido cercano.  Por ello, no es ajeno a nosotros escuchar noticias como esta: ¨250 personas tomaron un cerro y permanecieron en él por cerca de un mes”. Los invasores que toman y forman posteriormente los pueblos jóvenes, carecen de títulos de propiedad. Sin embargo, gracias a la prescripción (adquisición de la propiedad bajo por el paso del tiempo) o a la benevolencia de algún alcalde se terminan haciendo dueños legítimos de la tierra ajena. Apostando al paso del tiempo, el control sobre la propiedad y la impunidad, se viene siguiendo el proceso de adquisición de tierra a la inversa.

Los invasores dejan por tanto de utilizar la manera ¨ formal ¨, por así llamarla, para obtener el título de propiedad de un terreno por medio de la invasión, práctica ilegal que dominan[1]. Con el fenómeno de migración del campo a la cuidad, Lima se ha ido atestando de pueblos jóvenes y de gente que busca un lugar dónde vivir sin importar el medio. Desde 1930 con el primer pueblo joven, Leticia, la práctica de utilizar la prescripción para luego de una apropiación ilícita volverse dueño legítimo no ha sido ajena a nuestro país. De esta manera, en vez de recurrir a la manera ¨ formal ¨ se ha vuelto costumbre la invasión de terrenos, su apropiación y posteriormente la obtención da la titularidad sobre la tierra. Así, se vuelve titular del terreno, no el dueño de la tierra, sino el que primero construye en él y espera el tiempo necesario para volverse propietario legítimo. Ha llegado a crecer a tal punto esta sociedad informal que muchas veces la sociedad  formal se ve inmersa en ella y siguen sus prácticas. Probablemente porque es más rápido, más simple, pero erróneo, tal como ocurrió en varias playas del sur, que son productos de invasiones, al igual que los pueblos jóvenes.

¿Es correcto que el derecho regule esta práctica común que se ha vuelto costumbre? Se ha creado ya un antecedente tan fuerte, que incluso luego del incumplimiento de la ley, ésta se use a disposición del invasor y le sirve para regularizar su situación.  Este uso inadecuado de la ley, generador de actos ilícitos, que es aprovechado de la mejor manera por los invasores debe ser solucionado. No es posible que aquellos que en un primer momento se encuentran fuera de la ley y van en contra de ella, luego la utilicen, (prescripción), para tornarse los propietarios legítimos de una tierra donde lo único que poseen es una construcción precaria edificada en ella. Asimismo, se llega a un mundo de ilegalidad donde el dueño del terreno termina siendo despojado de sus derechos legítimamente obtenidos, que pasan a manos del invasor, el que queda sin sanción alguna. Estas irregularidades han hecho que el desalojo, sea la excepción y la invasión exitosa, la regla. De la misma manera,  la inexistencia de pagos en retribución por la invasión generada es escasa.

De un acto ilícito, la toma de la propiedad ajena, una especie de usurpación, se terminan formado pueblos enteros que hoy en día cuentan con comité vecinal, asociaciones internas y losas deportivas, todo sobre terreno invadido como ocurrió con la actual Pamplona (considerado entre los pueblo jóvenes mas grandes de Lima). Este acto de informalidad, de ilegalidad, no debe quedar impune. Se ve día a día que pasado cierto tiempo, el gobierno concede prerrogativas y otorga titularidades en un afán por ganar popularidad en los sectores más pobres socavando la ley y otorgando más razones para que se sigan realizando estas invasiones ilícitas. De este modo, el derecho que busca dar a cada uno lo suyo y regular la vida en sociedad, se utiliza de manera inadecuada y se vuelve un medio para volver lo que en un principio fue ilegítimo en algo totalmente formal.

La informalidad generada en parte por el fenómeno de la migración, deja de lado a gran parte de la población y crea una sociedad que vive prácticamente en paralelo a la sociedad ¨ formal ¨. Poseen sus propias reglas, sus propia ¨ leyes ¨ basada en su mayoría en la costumbre, ¨ Si él lo hizo, porque yo no , si nadie dice nada; porque no tener conexiones clandestinas, porque no comprar piratería, porque no ¨ bambear ¨ productos, porque no invadir terrenos ajenos”. Por más que no se respeta la sociedad, y no hay problema alguno en invadir terrenos ajenos, las propias reglas de la sociedad alterna si son respetadas, su propia ¨ ley ¨ se respeta. En los pueblos jóvenes nadie invade a nadie, la propiedad se respeta, pero al tercero, al externo a esta realidad, si se le puede perjudicar. ¿Cómo hacer para que esta sociedad informal, que por mas de estar inserta en la cuidad y que se rige bajo sus propias reglas, interioricen el derecho y decidan acatarlo?

Es difícil convencer a las personas que ya están acostumbrados a realizar este tipo de actos, que decidan seguir las normas impuestas por la sociedad de la que están marginadas. Pero, la solución no es bajo ningún motivo facilitarles la posesión ilegal y otorgarles título de propiedad para regularizar su situación. Se necesita un acercamiento a todas aquellas personas que se encuentren marginadas, que incluso viven en la ilegalidad total; no tiene documentación, no tiene propiedades y muchas veces son ciudadanos de una nación a la cual no pertenecen.  Por más que la informalidad se está convirtiendo en la mayoría [2] y ya no es una minoría reducida como era en un inicio, las invasiones deben parar. No podemos dejar que esta práctica de la ilegalidad siga aconteciendo.

Igualmente, seria recomendable buscar la inserción de estas personas marginadas a la legalidad, generar  programas de desarrollo urbano donde la persona tenga la posibilidad de regularizar su situación y obtener acceso a una vivienda a bajo precio; programas tales como techo propio o las residenciales. La solución es , luchar contra la ilegalidad, demostrar que los precedentes que se vienen siguiendo no son los adecuados y que existen maneras de adquirir propiedad sin tener que recurrir a medios ilícitos. No se puede menoscabar la ley que constituyen un pilar fundamental para nuestra sociedad y por lo tanto se debe erradicar la mala concepción que el que invade tiene la posibilidad de volverse dueño de algo que no le pertenece.

Sebastian M. Elias Sardiña


[1] Existen bandas de hampones especialistas en invasiones, con grupos de invasores predeterminados, fuerzas policiales de se lado, e incluso abogados que aseguran el proceso de adquisición de los terrenos invadidos.

[2] ¨a través de invasiones o adquisiciones ilegales de terrenos se han formado barrios que constituyen el 42.6% de las viviendas de Lima¨- SOTO, Hernando. El otro sendero. Instituto Libertad y Democracia. Lima, 2001.

About these ads

2 respuestas a Luz y agua gratis para el pueblo: Los pueblos jovenes y la ilegalidad

  1. Alonso Gurmendi dice:

    El problema no son los ciudadanos. Hay toda una mafia de personas que se encarga de planear y organizar las invasiones. Esos son el verdadero problema de las invasiones. Las invasiones no son un proceso caótico o anárquico, son altamente organizadas y legalizadas (solo que informalmente). Lo que tenemos que lograr es sacar del mercado al intermediario, al que organiza la invasión, y eso sólo se logra con un Estado eficiente. Tomemos por ejemplo el caso de la Interocéanica. La verdad que no sé los detalles de la ruta, pero si estamos creando (o pretendemos crear) una arteria de desarrollo en el sur del Perú, por qué no se fundan minipueblos en lugares estratégicos con apoyo del Estado para reubicar o atraer poblaciones a las zonas donde queremos que haya poblaciones y no tener que ver cómo la gente vive en condiciones espantosas en las lomas de los cerros? Si podemos financiar casas, por qué no pueblos? Por qué hacer 10000 casas en Collique, en Lima! que ya está tugurizada, en lugar de repartirlos a lo largo de las vías nuevas del sur? Por qué no generar polos de desarrollo en las zonas del sur de Lima? por qué la única construcción viable que puede existir es una casa de playa en Asia? Por qué no se diseñan pueblitos para aprovechar ese polo de desarrollo ya existente? Ahorita hay una demanda increíble de lugares donde vivir, es cuestión simplemente de que el Estado y los privados se encarguen de ampliar el mercado, que no sólo sea La Encalada, San Borja y los conos los que vean enormes proyectos de departamentos. Si no nos adelantamos al organizador informal, la sociedad seguirá su curso informalmente. Las ciudades, por más que no lo sepamos, se arman, se construyen, se diseñan. No crecen por “credimiento natural y espontáneo”. Un sistema de crecimiento a la inversa (primero construyes y después te dan título y acceso a servicios públicos) es absolutamente ineficiente y es demasiado duro con las propias personas que se la juegan el todo por el todo con la intención de que de acá a 30 años algún presidente los titule!

    Sin embargo eso es un trabajo a futuro. Hacia el pasado tenemos que reconocer que ya es muy tarde para muchos sectores y personas que habitan una zona determinada no tienen otra salida más que quedarse ahí. Sino miremos nada más Villa el Salvador! En esos casos yo creo que la mejor forma de arreglar las cosas es reconociendo su existencia y para eso hay dos salidas: la primera es titulizar los predios (para eso el rol de COFOPRI debe ser vital!) para que los propietarios puedan generar riqueza con sus propiedades. La segunda, es una lección que aprendimos en los noventas. No siempre un título permite generar riqueza porque no todas las casas y no todos los terrenos son hipotecables en la práctica. A nadie le gustaría comprar una casa en la ladera del San Cristóbal y a ningún banco le gustaría que le hipotequen una casa a medio pintar en donde más vale el terreno que la construcción! En esos casos, no queda otra que planificación urbana. Se selecciona un grupo de personas y se les ofrece algo mejor. Deja de vivir tugurizado en la ladera de un cerro y múdate a esta otra zona que es mejor que la que tenías y te voy a apoyar a hacer crecer este pueblo/distrito.

    Mejorar nuestras ciudades no es imposible, es solo que tomará mucho tiempo. Pero pensémoslo de esta forma, si hubiésemos empezado hace 50 años, ya hubiesemos terminado para hoy.

  2. Carlo Macchio dice:

    La verdad es que las elecciones las deciden los conos norte y sur mientras

    que los distritos tradicionales ya no deciden nada. Lima tiene tres realidades, La Liga de distritos clasicos :Lince, Miraflores, Surco, La molina,
    Jesus Maria, San Isidro, Pueblo Libre, San Borja…… Los Conos norte-sur ambos edificados en arenales osea zonas inurbanizables, no teniendo estudios topograficos ni materiales antisismicos y
    las reciente invasiones en más arenales.

    Deberian haber dos alcaldias y dar por terminado el
    problema de las invasiones declarandolas ilegal asi como la destruccion de casas en San Isidro para levantar condominios.

    Estamos en un desierto y ni el sobrepoblamiento de los conos e invasiones, ni los horribles edificios de
    Miraflores y San isidro ayudan. Los rios estan secandose no se si bolon garcia se ha paseado por huaral o lurin.

    Critiquenme pero en un terremoto de 8 con epicentro en Lima, los conos Norte-Sur e invasiones quedaran en ruinas, y eso nos va a costar a todos inocentes paga impuestos que construimos nuestras casas con los atributos requeridos en zuelos aptos y el resto que invadio arenales imposibles de urbanizar y cuyas viviendas son precaria e inasegurables por compañia alguna.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: