Política de defensa nacional y gasto militar en el Perú

Al interior de nuestro centro de discusión, se ha abierto el debate de donde podríamos sacar el dinero para costear los gastos de un potencial rearme de nuestras Fuerzas Armadas. La idea, como he explicado previamente, es poner al país en condiciones apropiadas para un eventual conflicto, y darle suficiente deterrence militar para tener mayor peso en cualquier tipo de negociación diplomática donde se discutan temas directa o indirectamente relacionados con la soberanía nacional.

La premisa de la estrategia de defensa militar que sugiero está basada sobre lo que hemos llegado a conocer todos como la Doctrina Cross (bromas aparte – de alguna manera hay que denominarla, ¿no?). La Doctrina Cross establece básicamente lo siguiente: La seguridad interna del país no debe y no puede considerar como un fundamento la capacidad de su diplomacia para influenciar en otros países, a fin de evitar un atentado contra la soberanía del país. La capacidad de influencia de Torre Tagle debe ser considerada solo como una variable y no como un fundamento en si – y esa variable debe calcularse siempre por debajo de los límites razonables de beneficio que esperamos obtener de ella – Es decir, la doctrina defensiva del Perú debe concebirse sobre la base de que Torre Tagle va a fallar en los objetivos que se ha propuesto, y considerando todo logro que Torre Tagle pueda tener como un plus y no como una condición a la aproximación propia.

En dicho sentido, hay dos cosas que hay que tener en cuenta: una, que, en mi opinión, para lograr esto, se necesita: (i) incrementar el gasto militar anual, para lo cual es necesario incrementar el compromiso presupuestario con el sector defensa; y (ii) configurar un plan de rearme y repotenciamiento, implementado a través de compra de nuevo armamento para las tres armas, así como de pertrechos, municiones, y gastos en conversión de armamento, entre otros. Estos son gastos puntuales que deben realizarse en los siguientes tres a cinco años, mediante licitaciones y otros mecanismos legales. Este mini-articulo se concentrara solo en el punto (i) anterior – es decir, en como incrementar el gasto militar anual y consecuentemente el prespuesto del sector defensa.

Con relación a los argumentos previamente expuesto por mi co-relator Luis Medina, si algo en lo que concedo que tiene razón es en que los gastos militares crecen a un ritmo exponencial: cambiar de matriz tecnológica es carísimo, y los costos de mantenimiento y operación se van al cielo con armamento nuevo, fuera del costo de adiestramiento de personal. En ese sentido, es necesario un compromiso presupuestario permanente del Estado de incrementar el gasto anual hasta alcanzar 2,2% del PBI en, digamos, 3 años, y luego dejarlo ahí (en estos momentos estamos en 1,5% – Chile está en 3,3%, y Ecuador en 2,1% – estos son dos países con los que hemos tenidos conflictos diplomáticos, y con Ecuador incluso militares, por temas de soberanía y fronteras en las últimas dos décadas). En términos de presupuesto fiscal, esto involucra aumentar nuestro volátil porcentaje del Presupuesto Nacional asignado para Defensa, y sobre todo, dejarlo estable. Si quieren una prueba contundente de que el Perú no tiene una estrategia de gasto militar y de defensa, revisen esta gráfica:

Variaciones presupuestales del 30% en un año (de 7% a 10% y viceversa)… ¡es absurdo! Muestra una completa falta de planificación del gasto militar. Sin un gasto planificado, los costos militares se duplicarán – es diferente tener un acuerdo para compra de pertrechos militares a cinco años que se mantega estable, que estar contratando con un proveedor, cancelándole el contrato por temas presupuestales al año siguiente, para volverlo a buscar un año después… ¡no tiene sentido! Solo tira arriba los costos administrativos (mas licitaciones, mas upfront payments, mayor costo financiero en línea de crédito para adquirir pertrechos…). No solo eso, es nocivo para el personal castrense – ¿cómo podemos esperar que nuestros oficiales arriesguen su vida si no saben cuanto les va a tocar de pensión cuando se jubilen el próximo año? ¿Cómo le pedimos a la Escuela de Suboficiales que gaste en materiales de estudio, profesores, mantenimiento o instalación de equipamiento si saben que, de la nada, pueden cortarles el presupuesto en 30% el próximo año?

En comparación, miremos a Chile

Esta claro que en Chile existe un compromiso institucional de respaldo presupuestario a las FFAA y de Seguridad. Por eso pueden plantear ejercicios conjuntos en la frontera, adquirir material mas avanzado a un costo financiero menor…. Por eso, en un conflicto, ellos podrán adquirir mayores créditos para petróleo, pertrechos y armamento, y nosotros no (igual que en la Guerra del Pacifico). La Defensa, como en cualquier otra cosa, es una cuestión de planificación. Se hace un escándalo por que Chile compra aviones caza – Chile acordó la renovación de su armamento aéreo en 1990, y lo planificó a tres décadas en el Proyecto caza2000. Hace dos décadas, los militares chilenos sabían cuanto respaldo iban a tener del gobierno para renovar el armamento hoy. No tengo que explicarles que nuestras FFAA no gozan del mismo respaldo.

Ahora, en lo que respecta a este rubro (es decir, el gasto presupuestario anual), se dice que “es imposible cometer más dinero sin arriesgar la economía” y que “no podemos equiparar los gastos de Chile”. El primer enunciado es falso – el segundo es solo parcialmente verdadero. Elaboremos más en ambos puntos.

Sobre el primer enunciado, basta con decir que el Estado ni siquiera ha sido capaz de reflejar de forma proporcional en el presupuesto de defensa el superávit comercial y su impacto en el Presupuesto de la República.

Miren las siguientes cifras:

Presupuesto Nacional  2007 (S/.) 61,626,985,652.00
Presupuesto Nacional  2008 (S/.) 71,049,786,794.00
% Variacion:  15.29% 
Presupuesto asignado a Defensa 2007  (S/.)  3,824,770,379.00
Porcentaje representativo del P. Nacional (S/.) 6.21
Prespuesuto asinado a Defensa 2008 (S/.) 4,158,226,873.00
Porcentaje representativo del P. Nacional (S/.) 5.85
% Variacion:  8.72 

Es decir, si bien el Presupuesto de la República para el 2008 aumentó en 15.29% en comparación con el establecido para el 2007, el aumento reflejado en Defensa solo fue de 8.72% – es decir, el Estado “ahorró” en Defensa para invertir en otros sectores. Si se hubiese mantenido el mismo nivel de asignaciones presupuestales, a defensa le hubiera tocado 248 millones de Dólares más. ¿Guarda esto sentido? ¿Sobretodo con una economía en ebullición? Es absurdo.

Una primera mirada al Presupuesto destinado para el 2009, sin embargo podría darnos ciertas razones para decir que si existe una intención clara de aumentar el gasto:

Presupuesto Nacional 2008 (S/.) 71,049,786,794.00
Presupuesto Nacional 2009 (S/.) 72,358,497,884.00
%Variación 1.84
Presupuesto asignado a Defensa 2008 (S/.) 4,158,226,873.00
Porcentaje representativo del P. Nacional 2009 (S/.) 5.85 
Prespuesto asignado a defensa 2009 (S/). 4,517,473,478.00
Porcentaje representativo del P. Nacional 2009 (S/.) 6.24  
% Variación: 8.64 

Ahora bien, esto es engañoso – por dos razones: (i) porque 700 millones de soles de ese presupuesto han sido destinados a una reserva presupuestaria en una cuenta que el MEF solo transferirá a Defensa “en caso de emergencia” – es decir, pretenden que 700 millones de soles sería la “gran solución” a un conflicto armado…; (ii) existe un considerable incremento presupuestario en lo que es planillas de Defensa debido a que el año pasado se modificó la Ley del Servicio Militar, y se incrementó la llamada “propina” de los reclutas de 112 soles al mes a 350 soles al mes. Ahora bien, si con esto no queda claro que hay una falta de planificación en el gasto militar, y que si hay dinero y presupuesto para hacerlo de una forma mas comprometida, sugiero que revisemos la llamada Ley del Cobre Chilena. No quiero explayarme en esto, además, ya lo hemos discutido. Aquellos que no conozcan los alcances de la llamada Ley del Cobre, hagan click aquí

La idea es que nosotros, en lugar de tanto chillar, deberíamos buscar un mecanismo para imitar la idea. Es bien sabido que los Gobiernos Regionales no son capaces de invertir los ingresos por canon eficientemente – es mas, las barreras burocráticas son tales que en muchos casos ni siquiera invierten el presupuesto. Esto se debe a que, en muchos casos (los ingresos por el gas de camisea, por ejemplo), los receptores de los fondos simplemente no están en capacidad de gastar el dinero asignado. En ese sentido – ¿no sería mucho mas útil transferir al menos parte de ese dinero a defensa? En todo caso, en lugar de dejar la cuenta congelada, ¿no sería mas útil depositar esos fondos en un fideicomiso, y darle los ingresos por rentabilidad a defensa? ¿O buscar otro mecanismo financiero similar? Hay muchas opciones que se pueden explorar y que, por falta de voluntad política, no se exploran. Esto es un riesgo para el país, y para la población en general.

Respecto a que no podemos equiparar los gastos de Chile, esto es solo parcialmente cierto. En efecto, no podemos equiparar su gasto neto corriente de un golpe, porque (i) su presupuesto nacional es mayor, (ii) tienen la Ley del Cobre y (iii) no están tan obsesionados como nosotros con tener un superávit fiscal encima del 2% del PBI, y se arriesgan mas a presupuestar fuerte. Además, no tenemos ni la estructura salarial, ni el nivel de captación de recursos humanos, ni mucho la capacidad operativa institucional para manejar los recursos que manejan las FFAA chilenas.

Sin embargo, si podemos aprovechar ciertos factores que juegan a nuestro favor a la hora de empatar la ecuación. Por ejemplo, al tener una población mayor, nuestra capacidad de llamar reservas es mayor – eso significa que nuestro nivel de conscripción puede ser mayor (ese argumento es difícil de explicar, porque es de una naturaleza militar bastante técnica, but trust me, es una ventaja). Nuestra economía, además, va a un ritmo de crecimiento mayor que la de ellos, por lo que podemos apropiarnos de una tajada mayor para ir reduciendo la brecha a largo plazo. Otro argumento también técnico es que el costeo de armamento a Chile le sale mas caro porque su matriz militar y sus proveedores son de tecnología gringa y europea – que es mas cara y mas compleja. Además, son países mas quisquillosos para ofrecer asesoría técnica militar. Nuestro armamento, por otro lado, es Ruso. Es mas barato, mas accesible, y la operación es mas sencilla. Además de que Rusia en estos momentos esta oficialmente emprendido en rearmarse .

Que significa eso? Que hace una potencia cuando compra armamento nuevo? Muy simple: se deshace del viejo – lo vende al mayoreo para reducir sus costos de operación y mantenimiento, y hacer lugar para lo nuevo – es mas, para poder ahorrarse esos costos de inmediato, te tiran el precio de lo que te venden al piso, siempre y cuando estes dispuesto a llevarte lo que compres en el primer barco que salga. Esa es una oportunidad de oro para comprar aviones, tanques, pertrechos y otros similares. Además, como Rusia esta interesada, como parte de su plan de rearme, en entrenar a su personal técnico, vendría feliz a hacernos mantenimiento y conversión al nuestro – porque estará entrenando a su personal al mismo tiempo! Con estos mecanismos, podemos reducir significativamente la brecha de gasto entre Chile y nosotros, asi como la efectividad de ese gasto.

En un futuro “mini-articulo” hablare de los gastos corrientes que hay que hacer en relación a la adquisición puntual de armamento.

Ronald Cross

4 respuestas a Política de defensa nacional y gasto militar en el Perú

  1. dejate de hablar estupideces dice:

    Has visto de demasiada televisión, no tenemos como salir de la extrema pobreza, menos podremos costear una guerra..

  2. ipdd dice:

    Te agradecemos tu comentario, querido contribuyente deja de hablar estupideces, con e-mail registrado “estupidecesvarias@gmail.com”.

    Me permito alegrarte el dia recordantote que el Peru lleva ya 10 años seguidos en la ruta de salida de la pobreza extrema de acuerdo al Progama de las Naciones Unidas para el Desarrollo y al Banco Mundial.

    Aunque claro, siempre es posible que ellos también esten mirando demasiada televisión🙂

  3. italo dice:

    en prime lugar no es un gasto ,es una inversión para lo que en todo lugar cuesta, LA SEGURIDAD.
    Luego no se puede costear algo sobre lo cual no se tiene planificación alguna, es decir el Perú no tiene definido cuales son sus objetivos nacionales, por lo tanto no tiene sus intereses nacionales, al no tener esto no tiene una estrategia para enfrentar a cualquier conflicto que se presentase, por lo menos no lo tiene por escrito.

    Realmente no son estupideces. hoy en día que es lo que hacen las grandes potencias, pelean por territorios?, no pelean por intereses futuros, las material energética, el agua, la flora como el amazonas, quieren nombrar al amazonas de los peruanos como patrimonio mundial, Para que? quien es el mas fuerte.
    que dice Chile en su lema “Por la razón o la fuerza”, Que defienden los Chilenos o cualquier persona?, no son sus intereses.
    y que tiene Chile en nuestro país. a caso intereses no son: Lan Perú, grandes terrenos en le sur del pais (cañete, ica)?……, el pisco es realmente peruano?, si las grandes plantaciones de uva son en tierras peruanas cuyos dueños son chilenos.
    No es una estupidez en defender nuestro territorio de agresiones o llamemolos conflictos futuros.

  4. Alonso Gurmendi dice:

    Estimado Ítalo, no creo que la necesidad de rearme del Perú se justifique en “la amenaza chilena”. Existen dos motivos que justifican, en mi opinión, un rearme peruano: (i) la lucha contra el narco-terrorismo y (ii) disuasión.

    En mi opinión, actualmente no existen amenazas concretas y actuales de parte de ninguno de nuestros vecinos. Veamos: ¿Qué ganaría Chile invadiendo al Perú? ¿territorio? pero y eso, más allá del repudio de la comunidad internacional, ¿qué beneficio le trae? Si algo demuestra la experiencia en Afganistán e Irak, las ocupaciones modernas son costosísimas y traen poquísimos beneficios… ¿ingresos por recursos naturales? ¿Cómo? si en una situación inestable es difícil invertir! y en todo caso, Chile ya recibe muchos recursos vía remesas de utilidades de sus inversionsitas en el Perú, ¿para qué querría invadir el Perú? ¿Para qué dañar una fuente de ingresos? ¿Seguridad? El Perú no es una amenaza para la seguridad de Chile. ¿Agua? Suponiendo que sea realmente rentable conquistar fuentes de agua, ¿no sería Bolivia un blanco más evidente?

    Francamente, el argumento de que Chile es una amenaza para el Perú es un argumento muy pocas veces analizado a detalle. Chile es un país con el que compartimos un pasado complicado pero con el que debemos tener una relación inteligente, lo que implica cooperar en lo que se pueda (TLC) y estar en desacuerdo en lo que se deba (ir a La Haya). Justamente en eso consiste proteger nuestros intereses… pelear por todo no le conviene al Perú, ceder en todo tampoco.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: